¿Acaso somos psicópatas ambientales?

Por: Viviana Ahumada.

Trastorno antisocial o psicopatía

Existen infinidades de conceptos y teorías relacionadas con la psicopatía, hay quienes la denotan como una perturbación mental, otros señalan que es como una condición, o incluso la catalogan como un trastorno de la personalidad.  Para efectos  prácticos en este artículo se toman dos conceptualizaciones ampliamente citadas en la literatura:

Según el DSM –V citado en Esbec & Echeburúa (2011) “El trastorno antisocial/psicopatía, incluye tanto el componente de desinhibición e irresponsabilidad, como el de mezquindad, es decir, los rasgos relacionados con la insensibilidad o la falta de remordimiento, la manipulación y la agresión depredadora” (p.7). Así pues, la psicopatía, de acuerdo a éste manual, se encontraría dentro del trastorno antisocial de la personalidad o sería un sinónimo de éste. Cabe resaltar que la prevalencia de este trastorno en la población es del 3% en hombres y del 1% en mujeres (Pichot, Aliño, & Miyar, 1995).

En esta misma línea, la psicopatía es comúnmente vista como “un desorden de la personalidad definida por un conjunto de aspectos interpersonales, afectivas, estilos de vida, comportamientos y rasgos antisociales que incluyen grandiosidad, egocentrismo, engaños, emocionalidad superficial, poca empatía, irresponsabilidad, impulsividad y tendencia a violar las normas sociales” (Hare, 2009, p. 791).

Psicopatía y conductas hacia el medio ambiente

¿Qué relación existe entre la psicopatía y las conductas hacia el medio ambiente?, esta pregunta reflexiva constituye el punto  para analizarlo a la luz del comportamiento generalizado que ha venido presentando el hombre con su medio: Si bien no se puede afirmar que  existe una relación directa entre la psicopatía y  las conductas hacia el medio ambiente; es importante analizar como algunas características del trastorno antisocial o psicopatía como son la existencia de grandiosidad, poca empatía e irresponsabilidad,  son acciones que podrían asociarse a la falta de consciencia  y compromiso de los consumidores y compañías en sus procesos de producción y consumo. Aunque este aspecto varía de una población a otra, vale la pena resaltar ejemplos de ciudades como Nueva York, que pueden llegar a producir hasta un 80% de dióxido de Carbono (CO2) , siendo esta, una de las principales fuentes del calentamiento global (Maldonado, 2009).

La impulsividad otra característica del trastorno podría relacionarse con el consumo irracional que caracteriza al hombre de hoy, y que le deja abierta la puerta a la industria para crecer a costa de producciones constantes de mercancías fácilmente desechables y difícilmente biodegradables, provocando grandes dificultades para el manejo de los residuos. Así por ejemplo, en Colombia la problemática de los residuos es un poco alarmante, ya que el manejo final “se realiza con poco control en la mayoría de los municipios, ocasionando contaminación ambiental. La producción per cápita (kilogramo/habitante/día) aproximadamente es de 0.5 Kg./hab./día, variando de 1 Kg./hab./día en las grandes ciudades hasta 0.2 Kg./hab./día en las poblaciones rurales” (Puerta Echeverri, 2004, p, 57).

Por último, la tendencia a violar las normas sociales, que en este caso serían más bien normas ambientales implícitas, que  han sido quebrantas al no permitir el curso natural de nuestro medio con la tala de árboles, cada río contaminado, bomba atómica o producto tóxico creado, incluso cada residuo tirado en la calle, repercute fuertemente en el medio ambiente, y a largo plazo en la conservación del planeta, violando no solo normas ambientales, sino las normas que permiten la supervivencia del ser humano como especie.

Entonces ¿Podría decirse que el hombre de hoy en día y de hace más de una década es un psicópata ambiental? Este interrogante queda abierto al público, para que cada quien juzgue de acuerdo a la información brindada. La idea de este artículo no es imponer un nuevo termino en la presente revolución ambiental, sino más bien fomentar la reflexión al respecto a las conductas del ser humano con el medio ambiente, promoviendo el consumo responsable y consciente de los recursos.

Referencias

Aharoni, E., Funk, C., Sinnott-Armstrong, W & Gazzaniga, M. (2008). Can Neurological Evidence Help Courts Assess Criminal Responsibility? Lessons from Law and Neuroscience. Annals of the New York Academy of Sciences, 1124, 145-160. DOI: 10.1196/annals.1440.007.

Esbec, E., &Echeburúa, E. (2011).La reformulación de los trastornos de la personalidad en el DSM-V. Actas EspPsiquiatr39(1), 1-11.

Esbec,E&Echeburua,E.(2010).Violencia y trastornos de la personalidad: implicaciones clínicas y forenses. http://actaspsiquiatria.es/repositorio/11/67/ESP/11-67-ESP-249-261-165838.pdf

Farmer, E (2010). The age of criminal responsibility: developmental science and human rights perspectives. National Clinical Assessment & Treatment Service, 6, 85-96.

González, J; Fernandez, S; Kessel, D; Montesinos, O; Sotoca, A y Ruíz, M (2013). Perfíl del incendiario forestal español: aplicación del perfilamiento criminal inductivos. Anuario de Psicología Jurídica 2013 23 (2013) 31-38.

Hare, R y Neumann, C. (2009). Psychopathy: Assessment and forensic Implications. Canadian Journal of psychiatry, 54 (12), 792-802.

Maldonado, J. M. (2009). Ciudades y contaminación ambiental. Revista de Ingeniería, (30), 66-71.

Muñoz, J (2013). La evaluación psicológica forense del daño psíquico: propuesta de un protocolo de actuación pericial. Anuario de Psicología Jurídica 2013 23 (2013) 61-69.

Puerta Echeverri, S. M. (2004). Los residuos sólidos municipales como acondicionadores de suelos. Revista lasallista de Investigación1(1).

Pichot, P., Aliño, J. J. L. I., & Miyar, M. V. (1995). DSM-IV. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Editorial Masson, SA Primera Edición. México. Año.

Turk, A., Turk, J., & Wittes, J. T. (1973). Ecología-contaminación-medio ambiente.

Vinet, E. (2010). Psicopatía infanto—juvenil: avances en conceptualización, evaluación e intervención. Terapia psicológica, 28, (1), 109-118.

 




EVENTOS


Conferencia Colaborativo Evento

23 de Nov. Conexiones Colectivo Colaborativo