Agresividad Canina: ¿Es la Raza o la Crianza?

Hace varios años se discute un tema bastante controvertido y preocupante, el de la agresividad canina. Se habla de unas razas consideradas potencialmente peligrosas, y de las medidas que se deben tomar con respecto a éstas. Tengas un perro o no, es de vital importancia que tengas ciertos conocimientos acerca de esta temática, ya que podrás obtener pautas para una crianza y educación asertiva de tu mascota y en el caso que no tengas, podrás aconsejar a quien lo necesite.

En primer lugar, es necesario tener claros algunos conceptos, como la agresividad, es una conducta natural de los perros y muchos animales que permite regular las relaciones entre los miembros de una manada, y entre éstos y los otros animales (Mentzel, 2004). Sin embargo, esta conducta debe ser controlada ya que podría provocar daños graves entre los canes y entre mascotas y personas.

No es un secreto que determinadas razas que por el factor biológico, tienden a presentar comportamientos agresivos. Sin embargo, todas las razas pueden ser criadas para que sean mascotas emocionalmente equilibradas y obedientes.  Porque si bien es cierto, son existen muchas personas desinformadas o desinteresadas en como criar y educar a sus mascotas. Es por esto que es sumamente importante que se eduquen las personas  primero para que sean dueños responsables y así sus mascotas no tengan, ni causen problemas. Tener muy en cuenta que el proceso de socialización en los cachorros y el buen trato de los canes es primordial para su óptimo desarrollo.

Aun cuando, los comportamientos provienen principalmente del aprendizaje, una parte de ellos están dados por el factor genético racial, explicando así las diferencias de las conductas agresivas según razas (Mentzel, 2004), de modo que entre un 20 a 30 % del comportamiento estaría intervenido por la carga genética del can (Dehasse, 2004).

Se sabe que la raza no es el único factor que incide en la agresividad de los canes, de ahí, es relevante dilucidar algunos aspectos de manejo que intervendrán en la manifestación de conductas agresivas (Reisner, 1997). Se trata de un comportamiento que es el resultado de la interacción entre varios factores internos y externos, cuya identificación es imprescindible para desarrollar medidas adecuadas de prevención y manejo.

La edad resultó ser una variable significativamente relacionada con las conductas agresivas. La edad recomendada para llevar un cachorro a casa sería entre los dos y tres meses de vida. Según Overall (1997) y Manteca & Fatjo (2003), esta es la etapa más apta para socializar con su ambiente. puesto que, están en la edad en la cual son más inquietos, más curiosos y empiezan a descubrir olores, formas, otros perros, etc. En otras palabras, sus órganos receptores están en el punto óptimo de recibir y almacenar  toda la información para su desarrollo, y por ello es fundamental permitírselo de manera asertiva.

El sexo, otro factor asociado a los comportamientos agresivos Gershman et al. (1994) planteó que los machos presentan mayor predisposición a conductas agresivas que las hembras. Esto puede deberse a que los machos tienden a ser más territoriales y dominantes. El estrés y su relación con la agresividad, está documentada. El incremento de la actividad del eje hipotálamo-hipófisis-adrenales como resultado de un evento o estímulo estresante puede desencadenar agresividad (Kruk et al. 2004) . En relación con este factor, es relevante la actividad física de tu mascota, ya que así gasta toda su energía y la descarga de manera positiva, ya que al mismo tiempo cuidas su peso.

El adiestramiento y el aprendizaje, algunos autores mencionan que el condicionamiento operante es el que tiene mayor incidencia en la conducta agresiva, reforzando las conductas en las cuales no es agresivo, controla su mordida, su fuerza, etc.  Otro aspecto importante que se debe enseñar, es la autoridad del amo sobre su mascota, como un miembro de la familia debe tener clara su posición jerárquica dentro de la familia y más porque los perros en general y más los de razas grandes, tienden a ser muy dominantes. Debido a que según Mentzel (2004),  la mayoría de problemas entre el perro y la familia se generan por problemas de autoridad y fallas en el establecimiento de la jerarquía.

En conclusión, en las situaciones que tu cachorro presenta comportamientos agresivos, debes tener en cuenta muchos factores aparte de los mencionados anteriormente. Según la revista virtual Vetstreet (2012): ¿Quién o qué era el objeto de la agresión de su perro? ¿Cuándo y dónde ocurrió? ¿Qué otra cosa estaba ocurriendo en ese momento? ¿Que acaba de suceder o que iba a suceder a su perro? ¿Que parece detener la agresión de su perro? Las respuestas a estas preguntas pueden aclarar las circunstancias que desencadenan la agresión de su perro y pueden ayudarle a usted y a su veterinario a entender las razones del comportamiento de su perro. Y sobre todo, amar y cuidar en todos los aspectos a su mascota, para que disfrute de una excelente calidad de vida y puedan disfrutar y convivir con todos.

Si quieres obtener más información sobre cómo educar a tu cachorro y cómo manejar si tu perro ya presenta conductas agresivas, te recomiendo leer el libro “Adiestramiento canino para propietarios” de Jose Arca.  Y el siguiente documento, aquí les comparto el  link: https://s3.amazonaws.com/assets.prod.vetlearn.com/75/31cfe0e7d311e1b0e6005056ad4735/file/Gu%C3%ADaDeCuidado_AgresividadPerros.pdf

Lista de referencias

Chávez, A; Dagnino, P; Cuevas, F., Opazo. A. & Paz. M. 2013.- Correlación de los niveles de dopamina plasmática entre perros con distintos tipos de agresividad. Rev. Med. Vet. ISSN 0122-9354: N. º, pp. 91-99.

Fatjó, J., Ruíz, J.L., Manteca, X., 2006. The epidemiology of behavioural problems in dogs and cats: a survey of veterinary practitioners, Anim Welf, 15. Pp. 179– 185.

Nuñez, F., Cornejo, J. & Morales, M., 2006. Factores de manejo que influyen en la presentación de conductas agresivas en perros, Avances en Ciencias Veterinarias 21, pp. 14-20.

Overall, K., 1997. Canine aggression. In: Clinical Behavioral Medicine for Small Animals. Mosby-Year Book, St. Louis, pp. 88-137.

Overall, K., 1997. Epidemiology. In: Clinical Behavioral Medicine for Small Animals. Mosby, St.Louis, pp. 5-8.

Sal, E., Rosas M.; Fernández, V; Lira, B &  Santiani A. (2010)  Tipo y frecuencia de agresividad canina a humanos en pacientes de una clínica veterinaria en Lima. Revista de Investigaciones Veterinarias del Perú, RIVEP, vol. 21, núm. 1, Enero-Junio, 2010, Universidad Nacional Mayor de San Marcos Lima, Perú, pp. 35-41.

Vetstreet. 2012. La Agresividad en Perros. Comportamiento y Entrenamiento. Vetlearn.com. URL.https://s3.amazonaws.com/assets.prod.vetlearn.com/75/31cfe0e7d311e1b0e6005056ad4735/file/Gu%C3%ADaDeCuidado_AgresividadPerros.pdf




EVENTOS


Conferencia Colaborativo Evento

23 de Nov. Conexiones Colectivo Colaborativo